Septiembre.
El mes de los propósitos, de los paseos interminables en una playa serena, de la primera brisa fresca, de las últimas pecas, del olor a lápices nuevos, de estrenar agenda, de apurar los besos… El mes de las promesas, de los atardeceres eternos, de la curiosa mirada a ese chico al que nunca habías visto en el pupitre trasero. El mes de los uniformes, de las risas en la sección de papelería, del cambio de armario, de un abrazo en la estación, de las piernas enredadas bajo las sábanas…

Desde que tengo uso de razón, para mí, los años comienzan en septiembre y no en enero. En septiembre mi calendario se llena de objetivos y de una ilusión tremenda.
En septiembre de un año inolvidable me casé. En septiembre me organizaron la despedida de soltera más divertida que nadie ha podido imaginar. En septiembre nació la madre que me parió: la mujer más increíble y fuerte que conozco. En septiembre el amor de mi vida me besó por primera vez.

Por eso, cuando me preguntaron si me parecía bien que Irene se publicara en septiembre, ni siquiera lo dudé. Mi respuesta fue un sí tan claro y transparente como el agua.

En septiembre, “CONSECUENCIAS DE UN HURACÁN”, llegará a todas las librerías y plataformas digitales. En la web de PLANETA dicen que faltan 99 días y que se trata de una excepcional historia de amor, amistad, humor y conmovedores sentimientos en la que unos personajes auténticos te robarán el corazón para siempre.
Ojalá sea así.

He aquí la sinopsis:
Irene ha encontrado un nuevo trabajo. Siente que ese puesto de recepcionista en una clínica de fisioterapia la sitúa en el camino correcto. Ver a su compañero Carlos trabajar a diario con gente afectada por graves lesiones la hace comprender que ser fisioterapeuta es cuanto quiere, y se ha propuesto conseguirlo. El único inconveniente hasta el momento es Víctor, su jefe, con quien no ha tenido un comienzo cómodo. Ni siquiera corriente.

Se han besado, y eso lo complica todo, así como la existencia en la vida de Víctor de una mujer llamada Bárbara. Irene desconoce que Víctor intenta recomponerse de las secuelas de una catástrofe. Víctor desconoce que el verdadero huracán está a punto de arrasarlo.

COMIENZA LA CUENTA ATRÁS.
Un millón de gracias por hacerlo posible.

Si te ha gustado, compártelo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
error: Content is protected !!