¡ESTOY EN APUROS!

 

 A LA VENTA EN DIGITAL EN TODAS LAS PLATAFORMAS
A LA VENTA EN PAPEL

Amazon

Librería Quorum (Calle Ancha, 27, 11001 Cádiz)

Librería Paraíso (Calle García Carrera, 39, 11009, Cádiz)

Librería Las Libreras (Plaza de Bécquer, 11010 Cádiz)

Librería Manuel de Falla (Plaza de Mina, 2, 11004 Cádiz)

Librería Jaime (Calle Corneta Soto Guerrero, 8, 11004 Cádiz)

Librería La Clandestina (Calle José del Toro, 23, 11004 Cádiz)

Librería Plastilina (Av. Cayetano del Toro, 22, 11010 Cádiz)

Librería Ágora (Calle Rodrigo de Bastidas, Local 15, 11500 El Puerto de Sta María, Cádiz)

Librería Carmelina (Calle Placilla, 1, 11500 El Puerto de Sta María, Cádiz)

 

Sinopsis

La vida de la joven psicóloga Sara Maldonado está a punto de convertirse en una interminable sucesión de desastres. Pero el fortuito encuentro con un desconocido y apuesto policía la hará plantearse seriamente su futuro. A partir de ese momento, la existencia de Sara será de todo menos aburrida.

Malentendidos, mentiras, hazañas rocambolescas y una pasión arrolladora se entretejerán en las páginas de esta divertida, ágil y adictiva historia para mantener constantemente en apuros a ambos protagonistas.

 

¿Quieres conocer a sus personajes?

Me tomé mi tiempo en contemplarla de la cabeza a los pies. No era muy alta. Un metro sesenta todo lo más. Delgada, con una cintura estrecha y unas tetas, a primera vista, deliciosas. Toda ella era perfectamente proporcionada. Vestía de un modo sencillo, vaqueros ajustados y creo que una camisa celeste, o era rosa…, da igual. Pensé que tal vez era profesora de primaria o no sé… quizá recursos humanos en alguna empresa importante.

Desprendía una elegancia simple, sobria, esa armonía y suavidad en cada uno de sus rasgos.

¡Dios, qué bonita!

Los dos policías se miraron entre ellos y confinaron unas risas. Uno de ellos era mucho más joven que el otro y mucho más fuerte… y mucho más alto… y mucho más moreno… y con los ojos mucho más verdes… De pronto, aquel ejemplar de varón que tenía ante mí con una sonrisa ladeada y genuina, me observaba como si acabara de escaparme de un hospital psiquiátrico. Desde su posición, en el asiento del copiloto, serpenteó su arrolladora mirada esmeralda por mi rostro, por mi cuello y por toda mi figura, para luego articular con la voz más sexi, masculina y excitante que había oído jamás:

—Pero, guapa, que nosotros estamos trabajando, no somos taxistas.

 

Si acabaste ¡Estoy en apuros! y te quedaste con ganas de saber más sobre sus personajes lee el contenido extra.

 

 

error: Content is protected !!