No viniste al mundo para callar. No llegaste aquí de casualidad. Tú tienes una misión.

No viniste al mundo para servir a ignorantes ni para satisfacer los deseos de mentes retrogradas.

No te confundas. No fuiste creada para cumplir estúpidas reglas. Tu única ley es ser tú.

Da igual en qué época nacieras, no importa cuánto hayamos avanzado, ni si la suerte estuvo de tu lado cuando viste por primera vez la luz. Tú viniste al mundo por una razón.

Tú eres la fuente de la vida. La creación.

Tú eres ingenio, originalidad. Eres la parsimonia en mitad del cosmos. Eres la paz en una espiral de caos. Eres la raíz de la tierra.

Tú eres justicia, eres sabiduría y respeto.

Tú eres serenidad.

Eres valentía, rabia y energía.

Tú eres agallas, decisión y fuerza.

Que nadie te diga lo contrario.

Tú eres el origen.

No viniste al mundo para obedecer, ni someterte.

No te confundas. Tú, amiga mía, eres verdad, eres aspiración, eres historia.

Tú has peleado, has perdido batallas pero jamás la guerra.

Tú no viniste al mundo para esconderte. No fuiste engendrada para ceder.

Tú, amiga mía, eres una profeta. Tu mensaje es inmortal. Tú eres el legado.

Tú, a pesar de las adversidades, nunca te has rendido.

Tú eres corazón, eres sonrisa y alegría.

Tú eres pintura, palabras, música, escultura y arte. Eres cultura.

No, amiga mía, no es malo ser sensual, inteligente, romántica, creativa, idealista, apasionada o distinta.

No viniste al mundo para doblegarte.

Tu cuerpo fue diseñado para adorarlo. Y tu mente para cultivarla.

Tú eres poder.

Si alguien te dice alguna vez que no puedes, no le creas.

Tú eres mujer.

Las mujeres podemos con todo.

#FelizDíadelaMujer.

Si te ha gustado, compártelo
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone
error: Content is protected !!